Roma rima con Sodoma

Roma, 04-2013

Bajo el título «Roma rima con Sodoma», el pintor bumangués Julián Pedraza acaba de estrenar su obra más reciente en la capital italiana. Una serie compuesta por quince cuadros y un video ilustra el esfuerzo de Pedraza por acercarse al eterno problema de la religión. Tras los episodios de censura que marcaron su «Debut devoto» en Bucaramanga, el artista ha aprovechado estos últimos cuatro años de residencia romana para estudiar en detalle la iconografía piadosa que emana de la de la santa sede de la Iglesia.

Cristos, santos, vírgenes y ángeles conforman el elenco católico de «Roma rima con Sodoma». Lo completan acólitos primates, naves espaciales y eróticas vedettes. Un ojo apresurado podría pensar en una de esas provocaciones anti-clericales que desde este nuevo siglo se profieren con ligereza. Por el contrario, solo un observador atento repara en las preguntas teológicas que Pedraza pinta con sigilo como alegorías coloridas en sus lienzos: ¿Qué fue de la gravedad de los tabús de antes? ¿Qué looks tendrán los tótems de después? ¿Qué hay que crear para creer?.

No es realmente necesario conocer a Julián Pedraza para entender su obra. En sus pinceladas meticulosas se adivina la paciencia de algún ancestro de Zapatoca. Y sus mil maneras de tergiversar los episodios del dogma nos dan cuenta de sus ambivalentes relaciones con los educadores jesuitas. De ahí surgen las imágenes comestibles de la propaganda religiosa, pues como decía San Francisco de Borja S.J.: «El oficio que hace la imagen es como dar guisado al manjar que se ha de comer, de manera que no queda sino comerlo».

Sin embargo, no viene de la herencia ni de la disciplina católica el mayor impulso del banquete visual de «Roma rima con Sodoma». Tal como lo anuncia el título, en cada cuadro Pedraza busca mostrar simultáneamente las dos caras de una misma moneda. Entre los íconos de cuerpos adorados queda expuesto que el rostro de lo sagrado lleva el sello de lo impúdico desde hace veinte siglos. Y como buen sacerdote de la imagen, también celebra el pintor que en los lugares de culto reine cierta ingenuidad estética, aquella que une las bóvedas del Vaticano a las humildes parroquias de nuestros barrios.

Gustavo Gómez-Mejía

 


Vanguardia Liberal
21 de abril de 2013

 


Galleria 291 Est
Roma
04, 2013